El Arte de la Creación de Perfumes

Fecha

Como auténticas joyas, los perfumes siempre han ocupado un lugar privilegiado para hacer más agradable la vida de quien lo lleva y con quienes se relaciona. 

Con la misión de encontrar las mejores fórmulas que respondan a los deseos y gustos del momento, los maestros perfumistas (llamados “Nariz”) dedican su vida a encontrar nuevas materias primas, a emplear su inspiración y a pasar largas jornadas con diferentes mezclas de esencias. Desplegando, así, su creatividad y creando auténticas obras de arte que buscan perdurar en el tiempo y la memoria.

Recordemos la importancia del perfume a lo largo de la Historia y en todas las civilizaciones.

Los orígenes del perfume

El perfume está tan presente en la historia humana como cualquier héroe o leyenda.

Parece que fue en el Próximo Oriente, hacia el 7000 a. de C. que remontan los primeros objetos considerados como recipientes para perfumes y cosmética.

Estas civilizaciones utilizan diversas materias odorantes, principalmente resinas muy extendidas, desde el año 4000 a. de C. en fumigaciones rituales, en incensarios o en quemadores de perfumes, dedicados a los dioses y reservados a las familias reales.

EGIPTO

La perfumería egipcia es la que sienta las bases que influirán en el mundo greco-romano y en toda la perfumería occidental hasta el siglo XIX. Los egipcios conocían las técnicas de captación de fragancias en un cuerpo graso, la maceración en frío o la decocción en caliente, pero no conocían aún la destilación.

GRECIA

Los últimos tiempos de Egipto conocen las invasiones persas, posteriormente las griegas de Alejandro Magno y finalmente las de los romanos. Todos estos cambios van a desarrollar el comercio desde la India hasta Europa y las materias para elaborar perfumes. La historia cuenta que Alejandro Magno era muy aficionado a utilizar perfumes, capaz de perfumar cualquier habitación con solo el aroma de su cuerpo. 

ROMA

En la antigua Roma es donde se crea el primer gremio de perfumistas, llamados “ungüentarii”. Eran muy influyentes y componían perfumes en tres formatos: sólido, con un solo ingrediente; líquido, a base de flores y especias, y en polvo, resultado de triturar y pulverizar pétalos que aromatizaban con especias.

EDAD MEDIA

En el siglo XII el rey Felipe II de Francia reconoce la profesión de perfumista, surgen así las primeras escuelas y, tras cuatro años de estudios, los aprendices pueden ser maestros perfumistas.

EL RENACIMIENTO

En los siglos XV y XVI se produce la apertura de nuevas rutas marítimas y aparecen nuevos ingredientes como el jengibre, la pimienta, el alcanfor o la madera de aloe. La aparición de la imprenta permite difundir mejor las fórmulas de los compuestos olfativos. Venecia cuenta con grandes perfumistas y marca la moda de la época.

EL BARROCO

En los siglos XVII y XVIII la perfumería triunfa en Versalles y las cortes de Francia, expandiéndose por Europa. Emerge la profesión de perfumista y la industria de la perfumería de lujo en Grasse, gracias en gran medida a los curtidores de piel, así como sus revolucionarios sistemas de extracción de aromas.

EL SIGLO XX

1820 – 1920 Arte, moda y perfume. En 1828, Pierre-François Pascal Guerlain crea la compañía que lleva su nombre y que hoy en día sigue siendo una de las marcas más emblemáticas de perfumes. Llega la Belle Époque.

1920 – 1950 Nuevos tiempos. La mujer de esta alocada época encuentra en los perfumes con aldehído una frescura inédita. En 1921 nace Chanel Nº5, creada por Ernest Beaux para la famosa diseñadora Coco Chanel.

1950 – 1960 Expansión de moda y perfume. En los años 50, la perfumería francesa está en su apogeo. Nacen las «eaux de toilette» masculinas y los perfumes también son más asequibles: se democratizan. Sus fragancias son más ligeras, simples y diversas. 

1960 – 1980 Evolución y reivindicación. La mujer de los años 70 reivindica su diferencia y usa un perfume que corresponde a su estilo de vida. Nacen los perfumes conceptuales que seducen a la mujer sofisticada y provocadora. También aparecen perfumes marcadamente masculinos: el hombre disocia definitivamente el aseo matutino y, más allá de este, el hábito de perfumarse.

1980 – 2000 De emociones fuertes a olor a mar. El perfume de los años 80 es potente, como las sensaciones fuertes que buscan los adeptos del surf, los deportes de riesgo y los yupis. Se populariza el “calone” como ingrediente de perfumes con olor a brisa marina. Se rompe la barrera del género con la aparición del mítico CK One, el primer perfume unisex de esta era. Se difunden los perfumes marinos, acuáticos, vegetales y naturales para volver hacia lo esencial: la tierra, el fuego, el agua y el aire.

EL SIGLO XXI

El número de lanzamientos de fragancias se multiplica en diferentes propuestas para diferentes públicos, desde los más accesibles a los más exclusivos. Los perfumes “niche” y de autor pisan fuerte: no temen ofrecer propuestas arriesgadas y transgresoras, apostando a menudo por creaciones con ingredientes sofisticados y elitistas. Desde Oriente llega el oud, adaptado a los gustos olfativos occidentales, “el oro negro de los perfumistas”. 

Fuente: https://www.academiadelperfume.com/historia-del-perfume/    

Más
articulos