Los aceites esenciales en perfumería

Fecha

Los aceites esenciales son una parte fundamental en la elaboración de cualquier perfume. Notas irresistibles que dan fuerza y personalidad a las fragancias, y les proporcionan el alma que necesitan. 

Los aceites esenciales son mezclas de varias sustancias químicas biosintetizadas por las plantas, que dan el aroma característico a algunas flores, árboles, frutos, hierbas, especias, semillas y a ciertos extractos de origen animal (almizcle, civeta, ámbar gris).

Se trata de productos naturales intensamente aromáticos, no grasos, volátiles por naturaleza y poco densos. Son insolubles en agua, levemente solubles en vinagre, y solubles en alcohol, grasas, ceras y aceites vegetales.

Se han extraído más de 150 tipos de aceites esenciales, cada uno con su aroma propio y virtudes curativas únicas. Estos delicados y poderosos extractos nos enamoran con sus aromas e innumerables beneficios ✨

En Haromatics, además de la creación de fragancias, también distribuimos aceites esenciales y aceites vegetales naturales. Estos son algunos de los más demandados, entre nuestros clientes:

Aceite esencial de Lavanda

La lavanda ha sido usada desde la antigüedad, tanto por su delicado perfume como por sus propiedades medicinales. Es uno de los aceites de uso más frecuente y uno de los más apreciados.

Se destilan las flores al vapor en los mismos campos de procedencia. Se necesitan aproximadamente 100 kilos de ellas, para obtener entre 500 y 600 gramos de aceite esencial. Tanto la calidad como la composición del aceite dependen en gran medida del clima, del terreno y la altura sobre el nivel del mar.

Así como puede hacer que una quemadura sane rápidamente, también puede ser eficaz en la solución de problemas como hematomas, congelación, acné, dermatitis e hinchazón.

Aceite esencial de Menta

Los antiguos ya utilizaban la menta como ingrediente para perfumes, y como planta medicinal para combatir la flatulencia y las digestiones pesadas.

El mayor productor de aceite esencial de menta es Estados Unidos, seguido por los países orientales y Japón. Se cosechan las hojas y las flores poco antes de su madurez, cuando es mayor el contenido de esencia, y se destilan al vapor.

El olor es agradablemente fresco, intenso, penetrante, y da la capacidad de mejorar la respiración gracias a su componente principal: el mentol. 

El aceite esencial tiene una acción sedante y reguladora del sistema nervioso, y es un buen antiséptico y bactericida. También es muy común usarlo en pastas dentífricas, elixires bucales y cremas de masaje, por su frescor inmediato.

Aceite esencial de Limón

El limón es, junto a la naranja, el más importante de los cítricos. Existen un gran número de variedades, cultivadas para la extracción de su aceite esencial, y todos los aceites son diferentes dependiendo de su procedencia, forma de cultivo, clima y método de extracción.

Como en el caso de la bergamota, el aceite esencial del limón se obtiene de la piel oleosa del fruto, que se estruja mediante esponjas. Éstas quedan impregnadas de aceite y luego son exprimidas. 

El aceite es amarillo claro, hasta verde en algunos casos, y tiene un olor fresco y agradable. Su aceite esencial sirve como tónico estimulante, es diurético, y tiene propiedades antisépticas y bactericidas.

Como curiosidad, hasta la Primera Guerra Mundial, lo usaron en los hospitales como antiséptico y desinfectante.

Aceite esencial de Árbol del Té

Es un aceite de gran poder desinfectante, y sirve tanto para curar heridas infectadas como regenerar cicatrices.

Se obtiene por destilación de las hojas y ramitas de este árbol, que florece exclusivamente en una zona muy concreta de Nueva Gales del Sur, en Australia. Huele a especias, parecido a la nuez moscada; un olor típicamente masculino.

Tiene aplicaciones en muchos campos: como el cuidado de la piel, productos para la limpieza del hogar y de hospitales, productos dentífricos y el sector veterinario. Muy eficaz también para combatir resfriados y gripe, abrasiones cutáneas y acné.

Aceite esencial de Cedro

Los cedros, reputados por su longevidad, han sido plantados a menudo en los patios de las iglesias. De hecho, son los árboles que más se citan en la Biblia, como símbolo de fertilidad y abundancia.

Su aceite tiene propiedades tónicas y estimulantes, y se obtiene por destilación al vapor de la madera. Huele a aguarrás, pero es más dulzón y agradable, similar al aroma de la madera de sándalo.

Muy apreciado en dermatología, sobre todo, en casos de eczema, erupciones cutáneas y enfermedades de la piel. Como estimulante, el aceite de cedro puede ser añadido en aceites de masaje o en productos de cosmética, para después del afeitado.

Aceite esencial de Eucalipto

Todos los eucaliptos, de los que existen más de 600 especies, proceden de Australia; y es en las hojas donde se encuentran las gotitas de aceite esencial.

Es recomendado para todas las enfermedades del tracto respiratorio, como bronquitis, gripe, asma y tos. Los productos comerciales contra los resfriados, cuentan a menudo con el eucalipto entre sus ingredientes.

Para obtener su aceite esencial, se destilan las ramillas y las hojas de los árboles (tanto jóvenes, como de más edad). Estos últimos producen más aceite y de mejor calidad. Su aroma es fresco, balsámico y agradable.

Es antiséptico, beneficioso para los reumáticos, y con propiedades hipoglucémicas, de manera que lo prescriben también para el tratamiento de la presión alta y diabetes.

Aceite esencial de Incienso

El incienso, desde hace siglos, ha estado ligado a los perfumes. Desde la prehistoria, las civilizaciones han utilizado el incienso y el aroma que desprende cuando se quema, para realizar ofrendas espirituales a sus dioses.

Tan presente estaba en la Antigüedad, que los perfumistas empezaron a incluir el incienso en sus fragancias, combinándolo con otros aromas como los florales o los orientales.

Es una combinación de resinas vegetales de unos árboles muy concretos, originarios de África y Oriente Medio, pertenecientes a la especie Boswellia. Para obtener el incienso, se realizan incisiones profundas en su corteza, de las que rezuma una resina blanca, en forma de grandes lágrimas, y que se recogen al caerse al suelo. El aceite esencial del incienso se obtiene por destilación de esta resina aromática.

El resultado es un aroma profundo, cálido y untuoso, que puede variar en función de los ingredientes con los que se prepare el incienso. 

Se dice que el incienso es sedativo y un antiséptico eficaz, que da buenos resultados en casos de catarros y congestión del tracto respiratorio. Muy utilizado también para ayudar a la meditación.

Aceite esencial de Neem

La Azadirachta Indica, también conocido como nim o neem, es un árbol originario de la India y Birmania que destaca por su poder repelente de plagas

El aceite de Neem es desparasitario y un antibactericida natural. Actúa en los insectos como inhibidor hormonal del crecimiento y de la reproducción del insecto. Estas características del aceite permiten usarlo en productos de agricultura ecológica, ya que interviene en los procesos químicos y fisiológicos de los insectos, siendo por consiguiente un excelente biocida natural

Especialmente contra mosquitos, moscas, termitas y otros insectos como las cucarachas. También existe evidencia de su efectividad en la eliminación de piojos.

Las cualidades cicatrizantes del aceite de Neem son tan extraordinarias, que se utiliza para tratar desórdenes de la piel. Además de hidratarla y promover la síntesis del colágeno, elimina bacterias, parásitos y hongos.

¡Puedes ver aquí (link) nuestro listado completo de Aceites Esenciales!

Si buscas un proveedor de aceites esenciales que cumpla con las normativas necesarias, no dudes en contactarnos en info@haromatics.com.

Más
articulos