Los olores forman parte de una cultura

Fecha

La percepción del olor es universal e innata, sin embargo, las percepciones tienen matices según las costumbres de cada lugar. 

El olfato es tan poderoso que es capaz de transportarnos a través de miles de kilómetros y a través de todos los años que hemos vivido. 

No obstante, es el sentido que menos atención recibe, pero el que tiene una gran relevancia social. ¿Qué importancia tienen estos olores? ¿Cómo se construyen sus significados? ¿Existen algunos significados universales, o todos son relativos? ¿De qué manera afectan los olores a la interacción social? ¿Cómo arrojan luz, por así decirlo, sobre nuestra cultura?

En la antigüedad, los olores desagradables y pútridos se consideraban desencadenantes de enfermedades. Por el contrario, los aromas placenteros, como el incienso, se tenían por ­sanadores.

Asimismo, el olor corporal se ha considerado una característica del estatus social a lo largo de la historia. Así, por ejemplo, los esclavos olían peor que las personas libres y los urbanitas mejor que los campesinos.

Lo que en la actualidad nos parece hedor, a las personas de culturas pasadas tal vez no les llamara la atención o incluso podrían percibirlo como agradable. Tampoco los arqueólogos y los naturalistas exponen aquí una información certera. Incluso cuando los químicos analizan los restos de antiguas vasijas que contenían pomadas perfumadas y reconstruyen su contenido, el resultado solo será un matiz del perfume que se elaboró largo tiempo atrás.

Lo que queda claro es que cuando dos personas huelen lo mismo, pueden tener reacciones completamente diferentes, dependiendo de sus antecedentes culturales. Porque, el procesamiento de nuestro cerebro respecto a los olores no es simplemente la reacción a los compuestos químicos que componen el olor, sino que está influenciado por nuestra experiencia previa con el olor y nuestro conocimiento de lo que es el olor.

¿Qué opinas? ¡Déjanos un comentario!

Más
articulos