Los secretos de la elaboración del perfume

Fecha

¿Qué secretos se esconden detrás de la creación y elaboración de un perfume? 

Crear un perfume requiere unos amplios conocimientos técnicos de química, así como una gran capacidad de reconocer y apreciar los olores de la naturaleza y, en una segunda fase, los de los productos sintetizados.

El perfumista tiene ante sí el ambicioso reto de crear, tal y como un músico compone una partitura, una fragancia que cumpla cada uno de los requisitos deseados. Ya sea el más inmediato, como un perfume para la aplicación personal, o bien uno que aporte una sutil sensación olorosa a muchos productos (jabones, cosméticos, suavizantes, ambientadores, etc.), que se denomina perfumería funcional.

El imaginario olfativo con el que recreamos los perfumes está intrínsecamente relacionado con los olores de nuestro entorno, aquellos que se producen de forma natural en la naturaleza. 

Y uno de los mayores secretos es cómo se consigue trasladar el olor de la materia prima a la sustancia con la que trabaja el perfumista, es decir, el aceite esencial.

El secreto está en la piel

El olor de los cítricos es el más sencillo de extraer, porque está presente en su piel. Son las notas más comunes para aportar frescor al perfume. Simplemente se exprimen las pieles de la naranja, limón, etc. y los perfumistas utilizan directamente el líquido que se desprende. Así que es en la cáscara, lo que normalmente desechamos, donde se encuentra todo ese olor.

Proceso de enfleurage

La extracción del olor de las flores (excepto la rosa y la flor de naranjo) se realiza mediante un sistema llamado enfleurage, que consiste en poner los pétalos de la flor en unos recipientes con una sustancia grasa para que absorban su olor. Posteriormente, se lava el resultado con alcohol para “arrastrar” el aroma, denominado como “absoluto” (a diferencia del aceite esencial). Hoy en día esta técnica se utiliza poco, se ha sustituido por otros disolventes que hierven a mucha más baja temperatura. 

Destilación de aceites esenciales

Otro método de extracción sería mediante destilación por arrastre de vapor. Es un sistema parecido a la cafetera: el vapor entra en contacto con el material olfativo (lavanda, romero, cedro…) y produce un agua aromatizada que, al enfriarse, se separa en dos fases. Una de ellas será el denominado aceite esencial.

Emociones olfativas

La industria química asociada a la perfumería permite identificar moléculas y sintetizarlas, de manera que reproducen fielmente el olor de un determinado producto natural. Esto permite que un perfumista trabaje por separado con cada una de estas moléculas, en función de lo que necesite.

El mundo de la perfumería está en continua evolución

Hay aromas de la naturaleza que no se pueden destilar directamente de su fuente. Estos serían los olores verdes -como el de la hierba recién cortada-, el de las frutas, algunas flores, o los olores marinos. Sin embargo, sí es posible identificar las moléculas responsables de su olor y reproducirlas en el laboratorio. Un buen ejemplo de ello sería el Calone, que reproduce el olor a mar, y fue descubierto en 1996 por la farmacéutica Pfizer.

No es todo madera lo que se huele

El olor de las maderas se obtienen por destilación (sándalo, cedro) aunque, como curiosidad, el patchouli considerado como el rey de las notas amaderadas, no proviene de la madera sino que se obtiene por la destilación de las hojas de una planta. Además, tiene la disonancia de que, por un lado, combina una nota de tierra mojada con una nota de madera cálida. Esta dualidad “frío-cálido” en un mismo producto natural, abre muchas puertas a la creación de fragancias.

Otro ejemplo sería el vetiver, que tampoco es una madera. Es un arbusto del que se destilan las raíces y una parte de su composición son moléculas olfativas que también se encuentran en el patchouli o el cedro.

Los olores especiados

En la nota especiada ponemos todo aquello que proviene de las especias. Tenemos el clavo, que es extraordinariamente cálido, o la pimienta y el cardamomo, muy refrescantes. Son unas notas que nos aportan sensaciones muy diferentes, según los acordes que tengan en la composición del perfume.

Fuente:

Entrevista de La Academia del Perfume a Agustí Vidal, autor del libro “El perfume. Los secretos de la elaboración del perfume”.

Más
articulos