Palo Santo, la madera sagrada

Fecha

Conocida también como la “madera santa”, el Palo Santo proviene del árbol Bursera Graveolens, una especie venerada por los indígenas del sur de América hace miles de años (data del Imperio Inca) en rituales purificadores.

Se considera que tiene propiedades espirituales, casi mágicas, que limpian las malas vibraciones de espacios y almas. Con tal solo quemar un extremo del Palo Santo, su humeante remolino arrasa con todo lo negativo que encuentre a su paso.

Junto al patchouli y el incienso, seguro que más de una vez has tenido la oportunidad de oler su aroma en espacios de yoga y meditación 🧘‍♀️

¿Qué tiene de especial el Palo Santo?

Lo que lo hace tan atractivo es ese punto místico y mágico de su aroma. Se le atribuye la capacidad de transmutar emociones, aliviar la tensión nerviosa, propiciar estados meditativos y equilibrar las energías. ¿No está nada mal, verdad?

En perfumería, sus cualidades terrosas y profundas lo hacen perfecto para formar parte de las notas de fondo de perfumes finos. Se pueden añadir en fragancias o velas perfumadas pensadas para calmar el alma, con formulaciones de acordes cálidos como la madera de cedro y el matiz resinoso del láudano, el incienso o el patchouli.

Principios activos

La resina y aceite de Palo Santo proporciona un amplio abanico de beneficios para la salud y la mente. Es antioxidante, antiinflamatorio y relajante.

Sus compuestos aromáticos inducen a la relajación y el bienestar. Reduce los niveles de estrés y ansiedad, y alivia trastornos del sueño, nerviosos o depresivos

En resumen: usar perfume de Palo Santo es como llevar colgado un amuleto, que por algo esta madera se llama “santa” 🤪

Más
articulos